Durante dos siglos y medio, a partir del año 1565, el Galeón de Manila transportó mercancías de China y Asia en general a través del Pacífico. A cambio y en sentido contrario, el mismo Galeón llevó plata extraída de las minas americanas.

Este comercio fue crucial en la economía mundial de la época. De hecho, se puede decir que este comercio — enlazando tres continentes, con una moneda estandarizada — marcó el comienzo de la economía mundial hoy vigente.

En un sentido análogo a la antigua ‘Ruta de la seda’, este comercio posterior se define en gran medida por una sola mercancía, tanto que puede denominarse ‘La ruta de la plata’. Y como ‘La ruta de la seda’, ‘La ruta de la plata’ ofrece un paradigma histórico para el desarrollo de las relaciones entre China y sus modernos socios comerciales y financieros, en este caso, hacia el este a través del Pacífico.